¿CUÁL ES TU TALLA?

Desde que retomé mi pasión por la escritura, percibo mí alrededor de manera diferente. El escribir, y querer hacerlo la mayor parte de mi tiempo ha generado que desarrolle de una manera más profunda lo que yo llamo como – MI ESTADO DE CONCIENCIA-, que no es otra cosa que la condición especial de observar de manera detallada lo que adorna mi entorno presente, encontrando perfecta armonía entre mi pensamiento, mi realización personal, y la percepción de la realidad; con la única finalidad de plasmar la necesidad de perpetuar lo que mi  cerebro procesa a través de mis ojos, en conexidad con mi instrumento preferido, las manos. Esa es mi definición. Puedo adicionar también que escribir revela, conecta, resuelve.

Ese perfecto estado de conciencia junto como mi resolución de DESPERTAR, me ha permitido enriquecer todo este proyecto que viene rondando hace algún tiempo mi cabeza: escribo para inspirar, y también para demostrar que estamos condenados a ser felices haciendo lo que siempre hemos soñado. Sin más preámbulos y después de esta breve introducción les comparto una experiencia que me inspiró.

Do-What-You-Love
Tomada de http://www.healthyplace.com

Él miércoles 22 de junio transcurrió con absoluta normalidad, alrededor de las 5:25 de la tarde me disponía a empezar mi vida, esa que sucede cuando abandono mi puesto de trabajo. Tenía planeado reunirme con mis amigos, para ver el partido de la selección contra Chile. Al partido también asistiría una pareja de novios que finalmente terminaría conociendo porque previamente ya habían sido invitados.

 

Cuando ellos llegaron, llamó mi atención de sobremanera la camisa que tenía puesta Camilo, novio de Daniela, era negra y la enmarcaba una frase en letras blancas grandes que decía “AMA LO QUE HACES”, confieso que no pude dejar de mirar la camisa, y hasta deseé por segundos robársela. Esa frase que parece tan simple ante los ojos de muchos, llevaba inmerso un poderoso mensaje, ¿Realmente hago lo que amo?, ¿Qué tan lejos me encuentro de obtenerlo?, ¿Qué decisiones debo tomar para lograrlo?,¿Cuál camino debo seguir?, ¿ Qué es la felicidad?, entre muchas otras cuestiones que embargaron mi mente en el resto de días que quedaban de esa semana; por un lado me sentía absolutamente motivada y lo era precisamente porque al haber percibido ese poderoso mensaje, tenía la exclusiva responsabilida de procesarlo, ejecutarlo, y finalmente concretarlo; debo confesarles que aún hoy sentada escribiendo este post, sigo con la misma incertidumbre, no he encontrado una respuesta absoluta, comprendo que la búsqueda de ese “algo” que para mí finalmente se resumen en UN TODO, debe empezar a desarrollarse de manera organizada, puesto que “amar lo que haces” en ultimas también lleva inmersa la pregunta de ¿Qué es eso que amas?, y ¿Qué estás haciendo para concretarlo?.

En mi concepto personal escribir puede ser esa respuesta a la primera pregunta del qué; escribo para inspirar, para soltar, para sanar, escribo todo cuanto observo, escribo porque sí y también por qué no. Generalmente cuando lo hago, y leo de nuevo detenidamente comprendo que ni siquiera soy yo quien escribe, las historias me escriben a mí. Y entenderlo de esa manera hace que lo AME CON PASIÓN.

La segunda pregunta, por profunda, me parece más difícil de explicar incluso responder, y lo siento precisamente porque de alguna u otra forma llegamos al mundo para cumplir con un rol determinado, creo que en la mayoría de ocasiones es tal la presión social, y el condicionamiento que ejercen cada uno de los actores que hacen parte de nuestra vida, que terminamos encerrados en un mundo llena de expectativas, no tan claras pero sí bastante cómodas, y que finalmente van ligadas a la obtención de ese recurso que “satisface” nuestros más profundos deseos, el dinero. Y no porque querer obtenerlo sea malo, sino que tal vez obtenerlo signifique que en la mayoría de los casos sencillamente deba conformarme, incluso sacrificar mis ideales, finalmente el mismo entorno que nos rodea nos aleja de usar esa camiseta. El consumismo desenfrenado y la falsa felicidad nos enceguecen constantemente, o acaso es común escuchar que se debe por todos lados y a costa de todo hacer lo que se ama. Nos implantan, programan, y nos conducen en la mayoría de ocasiones sin retorno a vivir una vida que siempre debe ser estresante, imposible, pesada, frustrante porque finalmente qué más dá. En palabras de muchos de los que conozco, el trabajo  esa actividad que ejecutamos diariamente, se traduce en un “castigo divino”, ¿no hay  una forma de cambiar nuestra realidad? ¿Estamos condenados? ¿El dinero es la respuesta?…

-“LA ÚNICA FORMA DE HACER UN GRAN TRABAJO ES AMANDO EL TRABAJO QUE HACES”-  Steve Jobs.

El miércoles 22 de junio de 2016 jamás podrá borrarse de mi memoria, fue el día en que decidí cambiar la camiseta que llevo puesta, la que me vendió la sociedad. El miércoles 22 de junio reveló para mí que era hora de reemplazar mi closet lleno de camisas a la moda, por una que jamás perderá vigencia, la camiseta de mis sueños. Y no por esto traduzco que será un camino fácil, apenas comienzo, reorganizo constantemente mis ideas, las replanteo, las reprogramo, busco alternativas para desarrollar mis capacidades, para potencializar mis aptitudes, probablemente y a medida que todo esto suceda mis preguntas aume tarán y el deseo por conocerlas incrementará, y podrán existir días grises, y no tan felices pero entiendo que el fracaso también es bienvenido y al incluirlo en mi proyecto hace que también lo aprecie, pues este también me ha enseñado mucho de lo que hoy sé. Pero ese cambio de chip tan necesario indiscutiblemente lleva inmerso un contenido bastante representativo de valentía, y la diferencia radica allí, y por ese detalle me siento auténtica diferente.

Aun no sé de qué tamaño es la camisa que quiero usar, no sé si el mercado tendrá en sus opciones la talla que llevan los sueños, esos inmensísimos y gigantes deseos de dejar huella para mejorar, para reinventarnos, para cambiar vidas, regalar sonrisas (mi parte favorita). Lo bonito de este cuento, es que en nuestras manos está siempre esa resolución de decidir, incluso para muchos y obvio mi incluyo diseñar la camiseta,  reconociendo que  el diseño no sea mi fuerte.

La buena notica de esta experiencia que hoy comparto, es que los dueños que usaban la camiseta y me inspiraron no lo hacen por moda, ni porque no tuvieran más, para ellos la revelación ya había llegado mucho antes. Ellos me inspiraron y espero que ese sentimiento se propague, que a tí que me lees te llegue.

¿Ahora bien cuál es tu talla?

MA VIE EN ROSE

No olvides suscribirte!

#escrituraparasanar

Anuncios

One response to “¿CUÁL ES TU TALLA?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s