ECO, BULLA, Y POESÍA…

¡GENTE BONITA  DE TODO EL MUNDO! Hoy, particularmente HOY, amanecí haciendo bulla, generando eco desde este lado del mapa.

Mi blog al igual que mi mente enmarca varias temáticas de interés, muchos de los que me conocen me dicen que estoy un poco loca, y yo creo que no se equivocan, tengo un contenido insaciable de locura y en proporciones abismales por cambiar este mundo, mi resolución y condena para Ustedes es la de ser

INFINITAMENTE FELICES, CONDENADAMENTE PERSINTENES   EN HACER LO QUE REALMENTE ANHELAMOS, UNA VIDA, UNA CHANCE, UN BOLETO PARA EL VIAJE SOÑADO, UNA REALIDAD POSIBLE EN ESTE ESPACIO, UN VIAJE AL QUE TODOS ESTÁN INVITADOS

y como nunca les he contado algo importante, aprovecho este espacio, mi espacio favorito, mi TEMPLO SAGRADO, para mencionarles que no tengo predilección alguna por un género literario puntal; me gusta contar historias en primera persona, y narrarlas desde mi óptica para inspirar a quien me lee.

También admito que mi aprendizaje por las cosas tiene un ritmo de constante evolución, y me supongo que cuando mi viaje por la tierra comenzaba y había que hacer fila para adquirir un talento relacionado con el lado tecnológico de la vida, de la programación, de darle ese “plus” a mi blog, de ponerlo bonito, estaba yo posiblemente muy distraída y precisamente por andar es esas me perdí la cátedra introductoria, en consecuencia, y como lo he aprendido viajando a través de los años necesitaré más que una clase de programación en  YouTube, o en mis cursos virtuales mejores amigos de la temporada, para darle mi TOQUE PERSONAL a este espacio hermoso llamado MI VIDA EN ROSA. Si alguien quiere ayudarme con el “improve” que les cuento, bienvenido sea, el trabajo en equipo es apasionantemente regenerador… pero bueno, retomo, les venía contando entonces que además de contar historias en primera persona, o más bien contándoles historias como lo haría Anamaría, también podrán toparse en ocasiones con escritos narrados por un “tercero”; esa parte puntal de mi forma de escribir, de mi vida, la podría llamar como un momento que me marcó y que finalmente trascendió, evolucionó, me enseñó, y me agregó una “chispa” especial, y lo cuento también a través de los ojos de ese alguién porque mi vivencia pude ser también la tuya que me leés, y al sentirte identificado le darás a mi historia, tu aporte, tu ingrediente, tu esencia, y ya no sería solo una historia, la convertiríamos en la nuestra, y a ese particular aspecto le llamo –ESCRITURA PARA SANAR-, medio y fin mismo de mi blog ; quiere decir esto que mi templo es un espacio de puertas abiertas, les estoy dando entrada libre, a veces y lo he pensado cuando escribo, y veo que mi post tiene una fecha puntal siento que ese elemento específico limita el acceso de mis visitantes, por consiguiente RECALCO este espacio, nuestro espacio,  es un terreno libre, para que lo exploren de manera libre, mejor dicho chismoseen lo que deseen, es para Ustedes, no importa el orden cronológico, aquí no hay lugar para la lógica.

Y continuando con el recorrido, llegamos así a mi lado MÁS ROSA, mi lado poético dirían los que saben y espero no estar equivocada, este lado poético que les cuento inspiró el contenido de mi post, este que leen, y lo hizo porque a continuación compartiré el resultado de un “poema” si así puedo llamarle, de una situación que experimenté la semana pasada mientras comía en la casa. Todo ocurrió finalizando la tarde, llegué del trabajo y como estaba en semana de vacaciones en el curso de inglés que hago, me fuí para la casa, llegué casi como ocurre todos los días con un hambre miedosa, y mi mamá me había guardado un bocado del almuerzo, arroz con pollo específicamente; cuando me disponía a comer no hice uso del tenedor como aliado para saciar mi hambre, sino, por el contrario utilice una cuchara grande, las que usamos para tomar sopa; cada cucharada que ingresaba a mi boca me reconfirmaba el placer absoluto que siento cuando como con cuchara, no sé si les ha pasado, ¡a mi sí!, y debo confesarles -¡amo profundamente comer con cuchara!-, no sé en qué radicará dicho gusto pero es como si al hacerlo le agregara ese “nose que” a la comida.

Sin más preámbulos los dejo con…

“LOS PLACERES DE LA CUCHARA”

La estética de la etiqueta dictamina como comer

El orden en la mesa, que platos hay que poner

La posición de los cubiertos denota porte, elegancia

Y el tamaño de los mismos, las porciones, la sustancia

A mí ya de etiqueta me enseñaron mis papas…

¡No pongas los codos sobre la mesa!, ¡mastica son conversar!.

A la hora de la cena siempre había que agradecer

Utilizar la servilleta, nunca halar el mantel.

Comer siempre en compañía, fue la regla general,

Familia que come unida, sus lazos fortalecerá.

Sin embargo la etiqueta no logró satisfacer, el sabor que la cuchara ofrece para comer.

Y no hablo de la sopa, los postres, las salsas,

Lo digo por la carne, el arroz, y la lasagna.

Quien se oponga a mi teoría, y ordinaria le parezca

Le propongo esta salida, o más bien esta vivencia

Que utilice la cuchara, que cuestione mi razón.

En cuestiones de comida y no hablo del sazón,

El sabor y la alegría también lo da la cuchara, y hasta tanto Usted decida… me como otra cucharada.

MA VIE EN ROSE

No olvides suscribirte!

#escrituraparasanar

 

 

 

Anuncios

2 respuestas a “ECO, BULLA, Y POESÍA…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s