Hace algunos días, el viernes para ser exacta tuve uno de esos momentos en los se hace difícil concentrarse y enfocarse en la rutina al interior de la oficina.

Cuando atravieso por esa serie de circunstancias exploro temas alternos a mi carrera (soy abogada), y me concentro en buscar herramientas que me motiven lo suficien tepara retomar la actividad que estaba ejecutando y posteriormemte llevarla a su fín.

El tema de desarrollo personal se ha convertido en algo más que una obsesión por consiguiente iniciaré próximamente estudios relacionados con esta disciplina, en el entretanto me preparo con los recursos que la web ofrece simultanemanente, entre otros. En mi búsqueda entonces por recargar  y reencontrarme con la inspiración que para esa tarde de viernes escazeaba, me topé casualmente con un video cuyo nombre comparto a continuación: “The Last Lecture”,  o “La Última Lección” y trata acerca de la última conferencia valga la redundancia que dió Randy Pausch, profesor de ciencias de la computación de la Universidad de Carnegie Mellon.

Randy Pausch, además de ser recordado en el mundo acádemico de la informática por ser el creador del proyecto Alice, cofundador de CMU Entretainment Techonolgy Center; trabajó para Walt Disney Imagineering y para Electronic Arts (EA). Fue el autor o coautor de 5 libros y 70 artículos, entre otros logros de importante reconocimiento relacionados con la investigación de temas que tienen injerencia en el mundo de la  realidad virtual.

Sin embargo, y sin obviar su vagaje como profesor, investigador, y erudito, Randy Pausch captó especialmente mi atención por su énfasis en ser una mejor persona, y por utilizar todos los mecanismos que tenia a su disposición en pro de ayudar a los demás. El tema de desarrollo de la conferencia que rindió a más de 400 personas en el campus universitario al que pertenció, tenía estrecha relación con la consecución y la obtención de la realización de los sueños de la niñez, y puso a disposción de sus oyentes herramientas básicas que experimentó en el transcurrir de su vida y que fueron claves a la hora de obtenerlos.

Para empezar recalca en el inicio de su discurso que su padre desde muy temprana edad le enseñó que -“cuando hay un elefante en el cuarto hay que presentarlo”-, en su caso particular había sido diagnosticado con cáncer en el hígado y tenía alrededor de una decena de tumores. Dicha situación nefasta, para muchos de los allí presentes, (también para mi en su momento), menos para el aunque parezca increíble de creer, e incluso llegar a ser relacionado con un estado de negación, lo motivó a dictar junto con el patrocionio de la Universidad, y bajo el direccionamiento de un proyecto que basandonse en experiencias de vida de personajes influyentes pudiera de alguna forma motivar a los jóvenes que pertencieran al campus a inspirar sus proyectos e ideales de vida.

La muerte entonces fue el móvil que utilzo Randy Pausch para inspirar a otros, y de paso inspirarse a sí mismo cosa que me parece aún más díficil, y de cierta manera potencializar el escaso tiempo que le quedaba de vida, según el pronóstico médico, solo contaba con  séis meses, y a diferencia de lo que muchos haríamos RP tomó la decisión de vivir cada uno de los días que le quedaban con la misma energía que empleaba aun cuando era un hombre sano, y contra todo pronostico toma la primera y más importante de las decisiones, SER FELIZ.

Ahora bien la lista de sueños de RP incluía:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s